TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO:

Puede que te notes muy triste, con ganas de llorar, con el sueño alterado, sin ganas de relacionarte, o que tengas dificultad para dominar tus enfados, e incluso estos momentos de tristeza se te alternen con ratos de euforia.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD:

Los problemas que abarca esta área son mucho más amplios, así que las sensaciones pueden ir desde un miedo irracional a algo (perros, exámenes, alturas); o sentirte angustiado por el futuro; miedo a desmayarte, a un ataque al corazón, a perder el juicio; en algunas ocasiones la ansiedad se traduce en pensamientos negativos que bombardean la cabeza y que sólo paramos si realizamos algún acto o contrarrestamos con otro pensamiento; o dificultad para relacionarte con tus iguales; o sucesos traumáticos del pasado que no nos permiten avanzar.

TRASTORNOS DEL SUEÑO:

dificultad para dormir, pesadillas,….

 

PROCESO DE DUELO:

cuando el duelo se perpetúa o sigue siendo tan doloroso como el primer día a pesar de haber pasado años.

 

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA: 

Sentir un miedo irracional a engordar, o que no seas capaz de ver a esa persona que empieza a estar (o ya está) demasiado delgada y todos los demás sí ven, que cada vez tengas menos ganas de relacionarte con amigos, que pensar en comida ocupe mucho tiempo en tu  cabeza; en otros casos comer te hace sentirte culpable y decides que de algún modo debes eliminarlo de tu cuerpo; o cuándo tu dolor emocional es muy grande y sólo sabes cubrirlo comiendo.

 

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD:

esos modos de ser que no nos permiten ser felices, ni a nosotros ni a nuestro entorno.

 

TERAPIA DE CRECIMIENTO:

podremos detectar fortalezas que llevar al máximo, y adquirir aquello que queremos en nuestra vida.